Consiéntete, Ámate, Quiérete...

La clave para poder amar a las demás personas es, primero de todo, querernos a nosotros mismos. Es imposible ofrecer a los demás lo que a nosotros nos falta.